CÓMO PERDER EL MIEDO A EXTERNALIZAR DENTRO DE LA CADENA DE SUMINISTRO

La externalización de la cadena de suministro es un aspecto clave que describe a la perfección cómo una empresa tiene la confianza para dejar parte de sus procesos, o de su actividad, en manos de una empresa ajena.

Esta práctica es muy habitual en la actualidad, también se le denomina subcontratar o tercerizar, y se emplea en aquellas actividades que no se engloban en el desarrollo estratégico empresarial pero que sí resultan claves para el negocio y pueden reducir costes.

¿CUÁNDO Y CÓMO NOS CONVIENE EXTERNALIZAR UNA PARTE DEL NEGOCIO?

Los procesos tácticos u operativos como es, por ejemplo, el caso del transporte, se pueden  externalizar sin problemas pero, ¿sucede lo mismo con la cadena de suministro?

Aunque este sea un proceso fundamental y estratégico en la cadena de valor, cada vez es más frecuente que observemos cómo se gestiona de manera externa. 

Marcas internacionales o retailers de la industria de la moda disponen de partners y operadores logísticos con los que gestionan de forma total o parcial su cadena de suministro. Así, pueden optimizar el proceso y centrar sus esfuerzos en el core business como, por ejemplo, el diseño de los productos.

¿QUÉ TIPOS DE EXTERNALIZACIONES LOGÍSTICAS EXISTEN?

Podemos encontrar varios tipos de operadores logísticos, desde aquellos que solo se hacen cargo de ciertas operaciones, que son los denominados 1PL, hasta aquellos que se hacen cargo de la cadena de suministro a nivel internacional, como los 5PL. Habitualmente, las empresas solemos contratar a operadores 3PL.

CLAVES PARA UNA CORRECTA SUBCONTRATACIÓN

Para que podamos externalizar de manera adecuada, hemos de tener en cuenta los siguientes factores:

– ¿Cuáles son los desafíos del operador logístico? Este debe comprender y ser un comercial más de nuestro negocio y ha de tener la capacidad de solucionar cualquier problema que pueda surgir y de mantener a los clientes.

– ¿Cuáles son los desafíos de los clientes? Debemos tener la capacidad de poder actualizarnos sobre la marcha, porque sus necesidades pueden variar con el paso del tiempo.

– Es necesario saber trabajar con presión y evitar problemas en un futuro. 

– Necesitamos tener apertura de mente para saber si un operador nos aporta realmente valor.

– Establecer una relación ganar- ganar en la que se contemplen incentivos alineados.

– Contar con un precio que sea sostenible en el tiempo para que pueda perdurar.

VENTAJAS DE EXTERNALIZAR LA LOGÍSTICA

– En primer lugar, nos beneficiaríamos de las infraestructuras de los operadores. La empresa concesionaria pretende alcanzar el mejor servicio al mejor precio, y eso puede ofrecerlo un operador logístico experimentado que haya optimizado su manera de trabajar.

– Podemos centrar los esfuerzos en fortalecer nuestro negocio.

– Los costes fijos se transforman en gastos variables, lo que nos confiere una mayor flexibilidad operativa y nos permite negociar nuevos acuerdos con la operadora.

– Nos abrirá el camino para una expansión internacional, nos permitirá un mayor margen de maniobra y se reducirán los costes iniciales de abrir un nuevo mercado.

– Nos podremos beneficiar de la especialización en determinados sectores industriales. Esto nos lleva a que las operaciones sean más eficientes y a que la interacción entre la empresa y los operadores sea más fluida.

– Se podrán incorporar nuevos servicios para la operativa interna y para los clientes, con lo que mejorará la calidad del servicio en los clientes finales.

LA SUBCONTRATACIÓN EN LA CADENA DE SUMINISTRO

A pesar de todas las ventajas mostradas, hay algunos casos en los que no conviene externalizar nuestros servicios como, por ejemplo, si nuestro core business es la logística, si necesitamos un control exhaustivo sobre las operaciones y mucha capacidad de realizar cambios o si nuestra actividad es muy específica y solo la conocemos nosotros.

En cualquier otra situación, la externalización aumentará nuestra rentabilidad. Confiando en DEAL LOGISTICS es posible optimizar la cadena de suministro y la gestión empresarial.

Cerrar menú