CODIFICACIÓN Y TRAZABILIDAD

  • Categoría de la entrada:Noticias

La codificación y la trazabilidad de los productos juegan un papel fundamental en el desarrollo estratégico empresarial, ya que aportan soluciones muy efectivas para el control de los productos a lo largo de todo su proceso de vida.

Desde la producción a su distribución. Merece la pena que conozcamos en qué consisten ambos conceptos y analicemos su importancia para el negocio.

¿QUÉ ES LA TRAZABILIDAD?

Con el concepto de trazabilidad nos referimos al sistema que nos permite identificar el origen de un producto y las diferentes etapas por las que pasa desde el momento de su producción hasta la llegada a manos del consumidor final.

Es decir, un sistema de trazabilidad incluye todos aquellos elementos que nos ayudan a rastrear el recorrido de un producto en la cadena de suministro, conociendo su ubicación en cada momento y por dónde va a seguir su camino.

¿QUÉ ES LA CODIFICACIÓN?

La codificación es el proceso por el que asignamos un código a un producto, que muestra sus características. En él, se establece un código para cada elemento, que debe ser fácil de teclear y otro de control, que sirve para detectar posibles errores.

LA CODIFICACIÓN Y LA TRAZABILIDAD EN EL DESARROLLO ESTRATÉGICO EMPRESARIAL

Tanto la codificación como la trazabilidad son dos herramientas que las consultorías estratégicas de empresa consideran de gran ayuda para la gestión de la logística y la distribución de cualquier empresa. Esencialmente, podemos decir que ayudan en la gestión de las mercancías y los trámites asociados a esta.

La trazabilidad y la codificación ofrecen numerosas ventajas a todos los implicados en el proceso de producción y distribución de un producto. Para empezar, permiten averiguar todas las etapas por las que ha pasado, así como garantizar la posibilidad de control ante la aparición de cualquier problema. Por lo tanto, en el caso de las empresas la trazabilidad y la codificación son dos grandes herramientas a la hora de identificar los puntos críticos de la cadena de trabajo, como una mala manipulación o la existencia de una posibilidad de contaminación de las mercancías. En consecuencia, es el primer paso para mejorar la productividad.

LA GESTIÓN DE LOS ALMACENES

La mejora del control interno de la mercancía que lleva a cabo la empresa no es la única ventaja de la trazabilidad y la codificación aplicada a los productos. La gestión de los almacenes también puede verse beneficiada de ambos procesos. La automatización de la entrada de los datos de los productos, mejora su velocidad de transmisión, aumenta la disponibilidad de la información y hace que la preparación de los pedidos sea mucho más fácil.

Gracias a todas estas ventajas, los responsables de los almacenes pueden tener un mejor control de las expediciones y examinar el stock rápidamente cuando sea necesario. Además, a nivel global se aumenta la flexibilidad del servicio, lo que aumenta sus buenos resultados generales.

Igualmente, los consumidores se ven beneficiados por la aplicación de los procesos de codificación y trazabilidad, ya que de esta manera tienen menos dudas sobre el tránsito de sus adquisiciones. En consecuencia, experimentan especialmente un aumento de confianza a la hora de plantearse adquirir productos online.

Finalmente, hay que destacar que estos sistemas de rastreabilidad son obligatorios desde hace ya años en los sectores de la alimentación y la farmacia, ya que permiten a las autoridades de salud pública establecer un control específico de todos los elementos a la venta. En definitiva, podemos decir que los procesos de codificación y trazabilidad que se establecen en muchas compañías representan una gran ventaja también para los distribuidores y consumidores. Esto significa también un aumento a largo plazo de beneficios para los productores. Por esta razón, ambos sistemas se consideran elementos clave en el desarrollo estratégico empresarial.